google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

13 de julio de 2008

Cobertura total en tratamiento con heparina durante el embarazo.

Existen ocasiones, por diversas patologías, en las que es necesario que una mujer sea anticoagulada durante su embarazo (por ejemplo, si tiene S.A.F, Sindrome Anti Fosfolipídico).
La medicación es muy cara. Por ejemplo, una caja de 10 aplicaciones de Clexane de 40 mg, cuesta alrededor de 600 pesos. Si tenés la suerte de tener que inyectarte sólo una vez al día, por mes estás ante un gasto fijo de 1800 pesos. Esto motiva que muchas Prepagas y Obras Sociales intenten convencerte de que no lo cubren.
La mayoría de los trabajadores estamos muy lejos de poder realizar ese gasto. Por eso, desde esta página queremos advertirte que, tanto las Prepagas como las Obras Sociales sin excepción, tienen la obligación de cubrir totalmente el consumo de dicha medicación. En ocasiones proponen que hagas la compra y luego ellos te hacen el reintegro. Tampoco corresponde, no aceptes. Se entiende que la persona carece del dinero, motivo por el cual no puede pagar y esperar una devolución. En caso de negarse, dejá constancia por escrito y llevate la copia, concurrí rápidamente a un abogado que te indicará qué hacer. Si tenés que guardar reposo, otra persona lo hará por vos, pedí ayuda pero no pierdas tu embarazo. Se trata de un delito penal, no creo que tengas que dar mucha vuelta si te mostrás asesorada desde un comienzo.
¡Un abrazo!
Carne de Diván
www.carnededivan.blogspot.com

OBsBA y IOMA son obligadas a cubrir gastos de fertilización asistida.

Aunque no se realicen grandes divulgaciones al respecto, las cosas tarde o temprano se saben.
El caso de OBsBA
El inédito fallo fue resuelto por la jueza en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad, Patricia López Vergara, mediante el cual se obliga a O.S.B.A (Obra Social de la Ciudad) a cubrir el tratamiento basándose "en el derecho a exigir las prestaciones que los adelantos médicos van incorporando".
Marisa Liguori y Marcelo Ayuso dicen que el jueves fue “casi” el día más feliz de sus vidas. Desde hace cinco años buscan concebir un hijo y desde hace dos libran una batalla legal para que su obra social cubra los gastos de un tratamiento de fertilización in vitro, la única posibilidad que tienen, según les dijeron los médicos, de ser padres. El jueves, la justicia porteña les dio la razón.
Un fallo de primera instancia ordenó a la obra social de los empleados del gobierno de la ciudad de Buenos Aires (Obsba) a cubrir la totalidad de los costos de un tratamiento, una cifra que superaría los 55.000 pesos. Consideró así que, aunque las técnicas de fertilización no están incluidas en el Plan Médico Obligatorio (PMO), es decir, en el conjunto de prácticas que las obras sociales están compelidas a prestar por ley, “la infertilidad debería ser considerada una enfermedad, porque puede originar depresión, ansiedad y angustia, que contaminan la vida de relación de la pareja”.
El fallo lleva la firma de Patricia López Vergara, a cargo del juzgado porteño en lo Contencioso y Administrativo N° 6. La jueza consideró que los beneficiarios de una obra social tienen derecho a “exigir las prestaciones que los adelantos médicos van incorporando".
De hecho, desde hace unos años los tratamientos de fertilización figuran entre las prácticas no cubiertas por el PMO más solicitadas por los afiliados de obras sociales y empresas de medicina privada, explicó a LA NACION Juan Carlos Biani, gerente de control de prestaciones médicas de la Superintendencia de Servicios de Salud, donde cada año, reciben unos 70 reclamos administrativos por ese tema.
Como se trata de una sentencia en primera instancia, la obra social puede apelarla. De todas formas, la jueza López Vergara también aceptó un recurso de amparo presentado por la pareja para que el primero de los tratamientos les sea realizado en forma inmediata. Por eso, Marisa ya inició los procedimientos previos, que demandarán unos meses.
El amparo intenta evitar que los tiempos judiciales atenten contra la eficacia del tratamiento. "Nosotros corremos contra el reloj biológico. Nos casamos grandes y ya tenemos 36 y 43 años", explica Marcelo.
La jueza del fuero Contencioso Administrativo sustentó su fallo en "el derecho de las personas a gozar de los avances científicos" y "a fundar una familia". "Numerosas parejas han hecho realidad el postergado sueño de ser padres gracias a los avances científicos en materia genética, por eso también existe un derecho de aquellas personas aquejadas de la imposibilidad física de procrear de acudir a estos logros científicos en pos de su derecho al disfrute más alto posible de su salud integral", indicó.
Fuentes: La Nación, 4 de diciembre 2007. La Comuna 12, diciembre 2007
El caso de IOMA
En un fallo inédito, IOMA fue obligada a cubrir el tratamiento de fertilización asistida a una pareja de Junín que no puede tener hijos. Lo más sorprendente es que la obra social deberá autorizar todos los tratamientos que sean necesarios hasta que la pareja logre el embarazo efectivo. Esto significa sin límite. El fallo fue confirmado por la Cámara Contencioso Administrativa de San Nicolás, y la obra social IOMA no apeló: aceptó cubrir en un cien por ciento la fertilización in vitro por ICSI, una técnica de alta complejidad de las más caras. También deberá cubrir los tratamientos posteriores necesarios."Nosotros fuimos por más", dijo Silvina Rinaldi. La abogada, junto a su colega Mauro Imperatori pidieron justamente que la pareja no tenga límites en los tratamientos, que suelen tener altas tasas de fracaso. Y es que en realidad hace unos meses un tribunal de Capital Federal falló a favor de una pareja, pero obligaba a la obra social a cubrir hasta cinco intentos. Ahora no hay límites, Y es que en realidad esta pareja de Junín ya hizo dos intentos que no prosperaron. Fueron en enero de 2006 y 2007. Cada tratamiento costó alrededor de 15.000 pesos. "No es sólo el impacto emocional, también hay una cuestión económica. Nosotros usamos todos nuestros ahorros para esos dos tratamientos, pero ya no podíamos más, y hay un montón de gente que no tiene ni para empezar a pensar", dice el hombre de la pareja beneficiada por el fallo, Natalio Talasconi, un empleado municipal de 36 años. Su mujer, Evangelina Sartirana, tiene 33 y es docente. Ni bien se casaron supieron que tener hijos les iba a resultar complicado: él tiene esterilidad primaria y ella problemas de tiroides. Así, los médicos les dijeron que la única esperanza era la fertilización asistida, y dentro de los tratamientos, el ICSI, que es de alta complejidad y por eso, uno de los más costosos."Estamos muy contentos, enormemente felices", dijo ayer Natalio a Clarín. Y recomendó a todas las parejas que estén en esa triste situación de querer ser padres y no poder, a que se animen a reclamar por sus derechos: "Sólo los que pasamos por estas situaciones sabemos de qué se trata. Es todo muy frustrante, y requiere mucho esfuerzo. Pero esto tiene que darnos esperanzas a todos". En cifras:
  • 300.000 Son las firmas necesarias para que un tema se trate en el Congreso. Se busca que la infertilidad se considere una enfermedad y su tratamiento forme parte del programa Médico Obligatorio (PMO).
  • 15.000 Son los pesos que cuesta cada uno de los tratamientos de fertilización asistida de ICSI, que son de alta complejidad y uno de los más caros.
  • 5 Es la cantidad de tratamientos que autorizó una jueza porteña para que la Obra Social de la ciudad de Buenos Aires (ObsBA) le cubra a una pareja.
  • 15 % De las parejas de entre 20 y 40 años presentan un problema de esterilidad. El 30% tiene indicación de tratamiento.

Fuente: Intramed, 14 de junio de 2008

www.carnededivan.blogspot.com

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...