google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

29 de junio de 2010

Ira, ira reprimida y riesgos en pacientes con enfermedad coronaria.

Los pacientes con ira reprimida constituyen un grupo vulnerable que debe ser más estrictamente controlado y requiere tratamiento clínico adicional.

La ira está relacionada con un pronóstico desfavorable en pacientes con enfermedad coronaria porque puede inducir isquemia miocárdica y arritmias. Esta observación está lejos de ser absoluta ya que varía con la intensidad y duración de la ira y de la capacidad de cada individuo de regular las emociones.

Los pacientes con tendencia fácil a la ira y alta tendencia a reprimirla se considera que pertenecen al “Tipo D” y tienen riesgo aumentado de efectos adversos.

El objeto del presente estudio fue: a) investigar la asociación entre la ira reprimida y la aparición de futuros episodios cardiovasculares en pacientes con enfermedad coronaria; b) evaluar la hipótesis de que la personalidad Tipo D podría explicar la asociación entre la ira reprimida y el pronóstico en pacientes con enfermedad coronaria.

Población

Se incorporaron al estudio 644 pacientes con enfermedad coronaria (583 hombres y 63 mujeres) y una edad promedio de 55,8 años. El 54% tuvo infarto de miocardio previo y el 74% recibió algún tipo de tratamiento invasivo Cirugía de revascularización coronaria o angioplastia con stent).

Evaluación de los pacientes

Al inicio del estudio todos los pacientes fueron sometidos a una prueba de tolerancia al ejercicio y la ira y la ira reprimida se evaluaron mediante la escala Spielberger State-Trait Anger Scale. Según el grado de ira, los pacientes se clasificaron en tercilos (grado bajo, intermedio y alto grado de ira). Los pacientes que alcanzaron una puntuación ≥ 20 tenían sentimientos de ira o situaciones negativas y de frustración.

Los pacientes que tenían ira y al mismo tiempo no la manifestaban o eran incapaces de expresarla fueron considerados como pacientes con ira reprimida. Para identificarlos se utilizó una escala de 4 ítems:

• ¿Las personas que lo rodean perciben que usted está enojado?

• ¿Suele contener su ira?

• ¿Si alguien se retrasa en una cita, usted se lo señala?

• ¿Le expresa su ira a los demás?

La escala se expresó en tercilos y los pacientes que tenían una puntuación ≥ 20 tenían ira reprimida en el tercilo más alto.

La personalidad tipo D se evaluó según las escalas Trait Anxiety and Heart Patients’ Psychological Questionnaire Social Inhibition. En este estudio, 174 pacientes (27%), tenían personalidad tipo D.

La reducción de la función sistólica se definió como fracción de eyección ≤ 50% y el estado funcional se estableció mediante la prueba de tolerancia al ejercicio. La enfermedad coronaria grave se definió como lesión de 3 vasos con una reducción ≥ 70% del diámetro intraluminal.

Criterios de valoración. El criterio de valoración principal fue la aparición de un gran episodio cardíaco adverso, definido como la combinación de muerte, infarto de miocardio y necesidad de procedimiento de revascularización después de un seguimiento de 6,3 años.

El criterio de valoración secundaria fue la combinación de muerte de causa cardíaca e infarto de miocardio.

Resultados

Durante el seguimiento, el 20% de los pacientes sufrieron un gran episodio cardíaco adverso y los factores pronóstico asociados con riesgo de gran episodio cardíaco adverso están señalados en la Tabla 1. Los mismos factores pronóstico estuvieron asociados con el criterio de valoración secundaria (muerte/infarto de miocardio).
En los pacientes con personalidad tipo D, la presencia de ira reprimida fue del 17,8% comparada con sólo el 4,2% de los pacientes sin personalidad tipo D. En los primeros, la tasa de gran episodio cardíaco adverso y de muerte/infarto de miocardio fue significativamente mayor que en los segundos

Conclusiones

Los pacientes con episodios frecuentes de ira tenían mayor tasa de gran episodio cardíaco adverso, pero esta asociación se atenuaba después de ajustar para la edad y la gravedad de la enfermedad. Los pacientes con ira reprimida tenían 3 veces más riesgo de peor resultado que los pacientes sin ira reprimida y esta diferencia se mantuvo después de ajustar la variable de gravedad de la enfermedad.

Los pacientes con personalidad tipo D tenían una tasa significativamente mayor de ira reprimida que los pacientes sin personalidad tipo D.

La ira induce disfunción endotelial, isquemia miocárdica, e inestabilidad eléctrica cardíaca y eventualmente puede desencadenar arritmias ventriculares. La ira reprimida sólo suprime la exteriorización del sentimiento de ira pero no suprime el impacto fisiológico y estos pacientes tienen factores de riesgo adicionales como alteraciones del sueño y mayor respuesta inmunitaria.

Los pacientes con ira reprimida habitualmente no discuten con el médico sus manifestaciones clínicas y emocionales y el profesional corre el riesgo de hacer un subdiagnóstico. Por lo tanto, los pacientes con ira reprimida constituyen un grupo vulnerable que debe ser más estrictamente controlado y requiere tratamiento clínico adicional.

El médico debe tratar de detectar los pacientes con episodios frecuentes e intensos de ira reprimida y si es necesario derivarlos a terapias conductuales.
Fuente: Intramed

CARNEDIVARIANOS: A CONTROLAR LA IRA!!!!!!!

_________________________________
¡Espero tu comentario!
http://www.carnededivan.blogspot.com/
Contacto: carne_dedivan@yahoo.com.ar

LA FOTO QUE NO SE PUBLICÓ. VERGÜENZA.

__________________________________
¡Espero tu comentario!
http://www.carnededivan.blogspot.com/
Contacto: carne_dedivan@yahoo.com.ar

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...