google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

26 de noviembre de 2008

Otro regalo de Silvia Pensi...


Las Palabras

"Nombrar es una pena.

Hablar es una trampa.

Nombramos en un mundo.

Sentimos en otro.”

Proust

Las palabras sugieren, evocan, connotan, explican, anticipan, expresan…Hay palabras suaves, ásperas, dulces, fuertes, y las hay demoledoras.

Hay palabras que se han usado tan indiscriminadamente, que han perdido su estatuto, se han deteriorado y, como dice A. Pizarnik: “…las palabras deterioradas deshabitan el palacio del lenguaje…”

Estamos atravesados por el lenguaje y, en nuestro hacer pensamos en la PALABRA RESPONSABLE, que sea lazo, como modo de acercar y ligar nuestras acciones y propuestas, ya que, no bastan las “buenas intenciones”, y resulta inútil la queja melancólica de que “todo esta mal”, “el sistema escolar colapsado”, “las instituciones desbordadas…”

Proponemos ubicarnos en el campo de las posibilidades del “mejor hacer” desde una ética profesional, transitando como educadores esta época compleja, en escuelas donde las situaciones que se suscitan sacuden el ámbito donde se debe enseñar y donde se debe aprender.

Trabajamos con palabras, ellas son el medio de nuestras intervenciones, pero no el único.

Dice Pablo Neruda: “He aquí que el silencio fue integrado por el total de la palabra humana y no hablar es morir entre los seres: se hace lenguaje hasta la cabellera, habla la boca sin mover los labios: los ojos, de repente, son palabras…”

Porque algunas veces, no aparece la palabra. No aparece el sentido que la expresa. Por lo tanto, cuando la palabra es insuficiente, allí irrumpe el sentido de los silencios y el significado de los gestos. Hoy el silencio ha perdido valor. Las palabras son usadas muchas veces para llenar vacíos, son dichas con liviandad; se dice cualquier término, desconociendo su significado y así, escuchamos como “se marca” al niño con rótulos: “es un ADHD”, “es un psicótico”, “se broto”, “es violento”, etc., etc.

Por eso, apelamos a la PALABRA RESPONSABLE. ¿A que nos referimos?, a cuidar, a elegir, a ser críticos a la hora de nombrar, de enunciar, ya que nos referimos a un niño con dificultades para posicionarse en un rol de alumno, que hace “ruido”, escenifica aquello que no puede decir y lo hace en la escuela.

Por contestar la pregunta acerca de qué le pasa a este niño, aparecen esas palabras que obturan toda posibilidad de salida (“es un…”), invalidando lo que hay de singular y único en cada uno, y anulando todos los aspectos sobre los que sí podemos trabajar.

Cuando hablamos de PALABRA RESPONSABLE, nos remitimos a un punto de detención: pararnos a reflexionar qué decimos, cómo lo decimos y, por otro lado, qué escuchamos.

Tomaremos una cita de Juan Vasen (en “Fantasmas y pastillas”), referido a un fragmento de Elena Santiago:

“Madre, yo quiero ser ángel o pájaro, cuando sea mayor, dice la niña.

Madre, yo quiero ser ángel o pájaro, ¿oyes?, cuando sea mayor.

La madre, sobre el agujero de un calcetín fijo en el huevo de madera que usaba para zurcir, repetía las palabras: absurda criatura, hilvanando hilo y pensamiento, aburrimiento, aletargado…

La niña, menuda y delgada, absurda criatura, ni ángel ni pájaro, miraba obsesivamente aquel agujero del calcetín por donde la madre, tan adormecida, se iba a caer cualquier tarde.

Si soy ángel o pájaro, ¿oyes madre? no haré agujeros en los calcetines”

Dice Vasen: ”La niña del cuento, impactada por la melancolía de su madre tiene un mandato, no dejarla caer en ese agujero. Pero si es ángel o pájaro, si ya no tiene cuerpo de niña que rompa calcetines, ella no tendrá infancia”.

Los niños que atendemos también dicen, como la niña del cuento, además de actuar escenas.

Nuestros niños, algunas veces, también quieren “volar”, como modo de expresar que ese lugar llamado escuela, les es incomodo e insignificante, porque su demanda va mas allá de reclamar un lugar real, sino que se relaciona con marcas infantiles, en su desarrollo como sujetos inscriptos o no, alojados o no, en una familia determinada, en un medio determinado, en un ámbito escolar determinado.

Nuestros niños también, como este personaje, ven comprometida su infancia por ser portadores (a veces) de mandatos dramáticos.

Como miembros del MAP, trabajamos en este intento de producir nuevas significaciones y de romper el modo cristalizado como se mira y se escucha al niño, a través de observaciones e intervenciones especificas.

La PALABRA RESPONSABLE implica, también el acto responsable. En general, se nos piden respuestas urgentes inmediatas y, por el contrario, nuestras intervenciones plantean interrogantes, proponen alternativas y un tiempo de espera para llevarlas acabo.

En el arte, en general, y en la literatura en particular, se intenta no caer en la repetición (cliché).

Intentemos en nuestro trabajo, no sucumbir a ello. Inventemos si es necesario, nuestras palabras.

Procuremos crear, seamos originales, para seguir adelante, porque es un modo de ser responsables en nuestro quehacer y una manera de defender la vida.

Dijo Gandhi:

“Cuida tus pensamientos, porque se volverán palabras.

Cuida tus palabras, porque se volverán actos.

Cuida tus actos porque se volverán costumbres.

Cuida tus costumbres, porque forjaran tu carácter.

Cuida tu carácter porque es responsable de tu destino, y tu destino será tu vida.”

Lic. Silvia C. Pensi*

www.carnededivan.blogspot.com
_______________________________________
*Silvia Pensi es Licenciada en Psicología. Educadora. Amante de la Vida. En permanente romance con la sonrisa. Escritora.

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...