google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

17 de julio de 2007

DEJAR DE FUMAR CON IBUPROPION...

Hace un par de semanas uno de nuestros lectores, inició un tratamiento para dejar de fumar. Fue derivado por su médico clínico de cabecera, luego de insistentes intentos de nuestro amigo por dejar la adicción por sí solo. Además, estamos hablando de un paciente de 45 años, con hipertensión arterial desde los 26, colesterol elevado e intolerancia a la glucosa.
Durante la primera semana con la medicación, se le indicó determinada progresión para disminuir la cantidad de cigarrillos diarios. El paciente, a quien llamaremos G, no tuvo mayores inconvenientes para lograr esta indicación; inclusive, se trata de uno de los pocos casos en que el sabor del cigarrillo se le modificó.
Los tres primeros días, la dosis de Ibupropion fue de una pastilla diaria de 150 mg. A partir del cuarto día, un comprimido al levantarse y otro al acostarse.
El séptimo día, G ya no debía consumir un sólo cigarrillo. Dejó de fumar.
Hasta aquí, la descripción objetiva o, por lo menos, lo más objetiva posible.
Debo aclarar a nuestros lectores que la droga de la que hablamos es un antidepresivo.
Profesionalmente, tengo también hacia nuestros lectores, la obligación ética de informarles que el tabaquismo es una adicción y que -como tal- está "sostenida" por un "esqueleto", una estructura psicológica que opera más allá de los factores orgánicos.
Así es que, mucha y novedosa puede ser la droga destinada "a dejar la droga" -macabro juego de palabras-, si no media una predisposición particular del paciente y unas condiciones especiales de contención; nada lo convencerá de dejar el objeto de su adicción. ¿Por qué? Sencillamente porque le causa placer... Y el placer mueve al ser humano por el mundo. Punto.
Ahora G presenta síntomas que le son extraños, tanto, que le cuesta describirlos o nombrarlos. Sensación de desvanecimiento; despertar sobresaltado en la madrugada con sensación de dismnea; "[Sic]...como electricidad en la cabeza...". Ha confundido algunos de sus estados con una baja en su presión arterial, por lo cual suspendió la medicación que toma diariamente desde los 26 años; conclusión, le subió la presión... En fin, un sin número de cuestiones que no se asocian con un síndrome de abstinencia (o por lo menos, no solamente con ello).
Por supuesto, lo primero que intenta es obtener una consulta con el médico que se encuentra a cargo de su tratamiento, Dr. Payaslian; en Swiss Medical. Allí, una recepcionista ofrece un turno para el 26 de julio, aclaremos, luego de que se le haya subrayado repetidas veces que el paciente se encuentra manifestando reacciones adversas. Entonces aclara que no se dan sobreturnos.
La pregunta que se formula G es: hasta que contacte al médico ¿dejo la medicación?; ¿y si dejarla abruptamente me provoca consecuencias peores aún?.
Queridos amigos lectores, dejar de fumar no es fácil. Esto no es novedoso. Pero creo que este tipo de tratamientos, tan organicistas, pueden reemplazarse por otros más naturales, en los que -además de un cuerpo- el profesional mire a un sujeto.
Seguimos la próxima.

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...