google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

10 de abril de 2008

MUJER SIN BRAZOS CRÍA A SU BEBÉ.

6 de abril de 2008

SEÑALES DE UN EXPOLIO. Anna Aromí

No soy política, soy psicoanalista. Me interesa la política como ciudadana, como psicoanalista también, pero sobretodo me interesa como lectora. Es algo que mi experiencia en el psicoanálisis me ha enseñado, que el mundo se deja leer. En el mundo, como en la vida de cada uno, no todo está escrito, por eso, si se lee de la buena manera, algunas cosas pueden cambiar.
Por ejemplo hoy podemos leer, cerca de cada uno, al lado de nuestras casas, de nuestros cuerpos, de nuestros hijos, las señales de un expolio en curso.
Todo ha ido pasando de la forma más discreta. Sobre todo en España, donde salimos del túnel del franquismo para entrar en la posmodernidad de un solo salto. Una desautorización de lo que había para sustituirlo por algo más nuevo, mejor... Todas las sociedades cambian, se modernizan, ¿quién se opondría a eso?
En el sujeto y en lo social, no todo lo que se presenta como “nuevo” lo es tanto, las políticas neohigienistas actuales son un ejemplo mayor de eso. Y en psicoanálisis sabemos que es muy útil
interesarse por lo que se pierde en cada operación.
Las consecuencias de este neohigienismo se expanden por todas partes. Pongamos dos ejemplos: los niños y las mujeres primero.
El imperio del número avanza sobre la escuela y sobre la infancia. Hoy se sientan en los pupitres un gran número de niños y adolescentes medicados. La barrera de consenso (pediatras, padres y
maestros) que existía en otro tiempo de procurar no medicar psiquiátricamente a los niños, ha volado.
Por eso nuestro colega de Madrid, Juan Pundik, ha presentado su Plataforma contra el abuso de la medicalización en la infancia al Parlamento Europeo.
Pero hay más. Del lado de los profesionales, la campaña de la depresión, como antes la de la hiperactividad, resulta devastadora, no sólo porque la burocracia que comporta roba un tiempo precioso a cada profesional, a cada Centro y a cada niño para hacer otras cosas menos aburridas, sino porque encubre una verdadera operación de expolio de saber, que va más allá de la escuela, que hace surco en lo social.
Cuando los niños pueden ser movidos, traviesos, maleducados, o simplemente tener necesidad de jugar, los profesionales de la educación saben lo que conviene hacer, tienen recursos en su propia disciplina para responder en cada caso. Lo mismo los padres. Y los propios niños.
Pero ahora estos niños juguetones están en peligro de extinción. ¡Se acabó el “Cero en conducta”!
¡Todos hiperactivos! ¿Cúal es la diferencia?, la hiperactividad no la trata la pedagogía, hay que pasar por la farmacia. Nada de qué preocuparse: pronto habrá farmacias en las escuelas. Los maestros controlando las medicaciones de la población infantil, desposeída, por ese acto, de su estatuto de sujetos de la educación.
La misma operación de expolio está ahora en marcha con el término “depresión”. Lo que es un diagnóstico acotado, relativo por tanto a un discurso y a una ética profesional, se quiere convertir en epidemia. Ya no podremos estar tristes, estar de duelo, o tener ganas de llorar. Para todo eso ahora habrá que pasar, cash, por la farmacia.
Pues no. Ni como psicoanalista, ni como mujer acepto esto. Reivindico el derecho de estar viva: esto es, a estar con el ánimo triste a veces, a dedicar el tiempo y el trabajo necesarios si me toca hacer un duelo, a que se me encoja el corazón de tarde en tarde, incluso sin saber completamente porqué. Y es que cuando, sobretodo a las mujeres, nos ocurren todas estas cosas, sabemos muy bien, y desde hace mucho tiempo, lo que conviene hacer. Para eso están las amigas, los amigos, los refugios, los jardines y los libros (y no solamente las farmacias o las tiendas)... Y cuando todo eso ya no funciona, para eso están los psicoanalistas.
Hoy nos quieren quitar la tristeza para mejor privarnos mañana de la alegría.
Por eso reivindico y los invito a reivindicar activamente que todas estas palabras no nos sean robadas, expoliadas. Porque tristeza, llanto, congoja, duelo... me parecen palabras mucho más bellas y más poéticas que “depresión”.
Y sobre todo porque las necesitamos para leer, y leernos, en el gran libro de la vida.
¡Abajo los ladrones de palabras!
___________________________________________________________________________________
*Palabras pronunciadas por Anna Aromí en el Forum extraordinario de los Forum Psy y la Revista Le Nouvel Äne, convocada por Jacques-Alain Miller, en París el sábado 24 de noviembre del 2007
EL OBSERVATORIO PSI Nº 34/07

CACEROLA DE TEFLÓN. Ignacio Copani

Con ese título Ignacio Copani escribió una balada que estrenó el sábado 5 de abril en Rosario. Esta es su letra:
No te oí... En los días del silencio atronador.
No te oí junto a las madres del dolor,
no sonaste ni de lejos, por los chicos,
por los viejos olvidados.
No te oí... Puede ser que ya no estoy oyendo bien,
pero al borde de las rutas de Neuquén,
no te oí mientras mataban por la espalda a mi maestro.
Y entre nuestros cantos desaparecidos
yo jamás oí el sonido de tu tapa resistente,
que resiste comprender que hay tanta gente
que en sus pobres recipientes sólo guarda una ilusión.
Cacerola de teflón, volvé al estante,
que la calle es de las ollas militantes,
con valiente aroma de olla popular.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a sonar con los tambores militares
como tantas veces te escuché sonar.
No te oí... cuando el ruido de las fábricas paró,
cuando abril su mar de lágrimas llenó.
No te oí con los parientes del diciembre adolescente,
asfixiado.
No te oí. Puede ser que mis oídos oigan mal,
pero no escuché en la exposición rural,
reclamar por el jornal de los peones yerbateros,
por la rentabilidad de los obreros,
por el tiempo venidero, porque venga para todos.
No te oí ni te oiré porque no hay modo
de juntar tu avaro codo con mi abierto corazón.
Cacerola de teflón, volvé al estante
de los muebles de las casas elegantes
que las cocineras te van a extrañar.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a sonar en los conciertos liberales
como tantas veces te escuché sonar.
No te oí en el puente de Kosteki y Santillán
No te oí por el ingenio en Tucumán.
No te oí en los desalojos ni en los barrios inundados
de este lado.
No te oí, en la esquina de Rosario que estalló
Cuando el ángel de la bici se calló
y sus ángeles pequeños se quedaron sin comida.
Y jamás te oí en la vida repicar desde acá abajo
por un joven sin trabajo, a la deriva.
Debe ser que desde arriba,
desde los pisos más altos
no se ve nunca el espanto y las heridas.
Cacerola de teflón, volvé al estante.
Yo me quedo en una marcha de estudiantes
donde vos nunca supiste resonar.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a llenarte de los más ricos manjares
que en la calle no se suelen encontrar.
Cacerola de teflón, andá a c... ocinar.
Aportó el material nuestro amigo Chaquesub

AMORDAZAN A DOCENTES EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.

Escuelas amordazadas
Una resolución de la Dirección de Educación obliga a los docentes a derivar toda consulta periodística a esa dependencia. También les impide hacer cursos en horario de clase y reunirse en los colegios.
El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires sancionó una resolución destinada a los directores y maestros porteños. La 494.824, firmada por el director general de Educación, Luis María Rodríguez, impide que los docentes realicen declaraciones a los medios de comunicación masiva, que tengan salidas o que se reúnan en sus propias escuelas sin autorización oficial. La resolución determina que todo medio de comunicación que quiera hacer una nota sobre una escuela porteña “se debe contactar con la oficina de prensa para que lo atienda personal especializado para tal fin”. El Ministerio considera que, de esa manera, “asume la responsabilidad que le compete y descarga responsabilidades extras que podrían sumarse a la labor de conducción pedagógica que día a día (por los docentes) ustedes llevan a cabo en nuestras escuelas”. “Antes hablábamos con los medios, pero llegó la orden del Ministerio que dice que ya no podemos dejar entrar a los periodistas ni dar declaraciones, y tenemos que derivarlos a la oficina de prensa. Además, el gobierno de Macri cortó en nuestra escuela un subsidio por mantenimiento –de unos 6.000 pesos–, y el establecimiento, para la fotocopiadora, para lo que se rompa o para la limpieza del tanque de agua, tiene que utilizar la plata de la cooperadora escolar, que son fondos propios. Pero todo eso no lo podemos decir abiertamente porque no nos dejan hablar”, dijo un docente de una escuela de Palermo que, por obvias razones, prefirió no revelar su nombre. La norma que hizo circular el Ministerio porteño también tiene un memo, el 403.198, emitido por la Subsecretaría de Inclusión Escolar y Coordinación Pedagógica, que impide a todos los docentes las salidas de las escuelas para cualquier tipo de reunión: “Conforme al enfoque de gestión adoptado por este Ministerio, no se autorizarán actividades que impliquen la salida de docentes y directivos en horario escolar con excepción de aquellos que fueran expresamente aprobados por la Dirección General de Educación de Gestión Estatal dependiente de esta Subsecretaría, aún cuando la solicitud provenga de otras Unidades de Organización dependientes de este Ministerio”.En el gremio, el secretario general de UTE Capital, Francisco Nenna, denunció: “Tenemos reuniones con jornadas de reflexiones entre los docentes y directivos de las escuelas para tratar la problemática educativa, la planificación institucional y curricular, intercambiar opiniones e ideas acerca del trabajo, que es lo más rico y creativo de nuestro quehacer diario y eso también está planteado como una prohibición por el Ministerio de Educación. El memo plantea que los delegados gremiales no puedan reunirse ni salir dentro de su horario de trabajo, que es un derecho adquirido en los ámbitos gremiales desde hace más de 100 años”.“El espíritu de la resolución y del memo es ser inflexibles con que los chicos estén todo el tiempo con sus docentes”, retrucó el subsecretario de Inclusión Escolar y Coordinación Pedagógica, Walter Bouzada Martínez. “No existe un espíritu de coartar la libertad de expresión de nadie, sólo queremos que si algún medio quiere entrar a una escuela, sea la oficina de prensa del Ministerio la que coordine la entrevista y supervise el encuentro, porque tenemos la responsabilidad de resguardar a los menores. Esto no significa que los docentes no puedan hablar con los medios, porque de hecho eso pasa todo el tiempo”.“La idea será que no se pierdan horas de clases”, dijo el director de la escuela de Palermo. “Pienso que quieren que los cursos de capacitación en servicios que hacemos cada 15 días, en lugar de hacerlos en horario de clases, con los chicos a cargo de otro docente, los tomemos fuera del horario. Es una locura que los maestros que trabajamos en turno mañana y tenemos otro cargo por la tarde tengamos respiro para seguir formándonos por la noche, fuera del horario escolar. Mi temor es que van a lograr que los docentes dejen de capacitarse para ejercer en el aula.” Bouzada Martínez se mostró sorprendido con las repercusiones que generó la norma: “Sólo queremos resguardar el funcionamiento de la escuela: que cada docente esté con sus alumnos, que lo acompañe si se siente mal, porque realmente había actividades por fuera de la función docente –como la capacitación por el plan de mitigación del riesgo (un plan de Defensa Civil), alguna comunicación administrativa con algún supervisor o las jornadas de desratización en las escuelas– que ahora deberán ser autorizadas por el Ministerio”.El jueves pasado, Crítica de la Argentina publicó una nota donde los docentes y directivos de una escuela denunciaban el regreso a clases de un profesor con antecedentes de abuso y maltrato físico a sus alumnos. Profesores del Colegio Nº 17 que denunciaron el caso al diario y dieron notas para América TV, Canal 9 y 26 “recibieron aprietes de parte del Ministerio por haber hecho declaraciones a los medios”, según dijo el secretario de organización de UTE-Ctera Capital, Guillermo Parodi. Uno de esos docentes ratificó el temor de que fueran sumariados por haber “hablado”: “Después del episodio con el profesor Alberto Avondet, los que hablamos en la nota deberíamos presentarnos para hacer un descargo ante nuestros superiores y dar cuenta de lo que dijimos. Eso es como volver a la Obediencia Debida”.Iniciativas que desconciertanPor un lado, la mordaza para los docentes. Por el otro, la apertura para el diálogo tras las manifestaciones de los productores agrarios. “La ciudad educa desde el diálogo” es la propuesta que la cartera de Mariano Narodowski pondrá en marcha a partir del lunes “teniendo en cuenta los acontecimientos vividos la última semana y la vigencia de la ley número 2.169 Buenos Aires Ciudad Educativa para promover instancias de diálogo como herramientas de encuentro, reconocimiento, aceptación y convivencia con el otro para la resolución de conflictos”, dice el comunicado oficial del Ministerio. Se trata de una serie de jornadas de reflexión para conversar con los chicos de escuelas públicas y privadas de la Ciudad, de todos los niveles educativos, sobre el conflicto del paro en el campo. Un vocero de prensa del Ministerio dijo que “los alumnos debatirán y aprenderán a resolver conflictos en el marco de la escuela, para que no se queden con las imágenes que vieron durante todos estos días en la tele”.

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...