google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

6 de julio de 2008

Y KEVIN SE HIZO FAMOSO... Agresión y reconocimiento.

KEVIN: CRECIENDO CON AMOR

Aquí está el pequeño Kevin haciendo sus travesuras en el álbum familiar...
"-Cochita de mamá... upalalá..."
El título de esta nota -aclaración para los lecblogers más jóvenes- alude a una vieja serie yanqui en la que el protagonista es un niño llamado Kevin, que muestra desde su mirada infantil el acontecer social de su época. La cuestión es que los años pasan y pasan, se sabe que Kevin ya es un pelotudo con bello púbico y manos ágiles, pero sigue encapsulado en el mismo cuerpo de niño durante toda la serie. Y el mundo entero lo ama así.
Tal como dicta la moda, podemos plantear un nuevo sindrome: el "Sindrome de Kevin (creciendo con amor)". Suena bien, ¿verdad?. Tal vez, hasta lo incorporen en el DSMIV.
En el video, nuestro Kevin, el Kevin argentino de 15 ó 17 años según el medio; hace un berrinche porque su profesora no hace lugar a su demanda en forma inmediata. Kevin no tolera la espera, no la entiende, quiere la teta ya y como no se la dan, la teta se vuelve mala. Recordé a Melanie Klein... pecho bueno, pecho malo...
La primera impresión al observar las imágenes por televisión, me generaron la sensación de que lo hubiese cagado a palos de haber sido yo su profesora. Luego apareció el padre llorando avergonzado por la actitud de su hijo y pensé que lo mejor sería cagar a palos al padre también. La madre, un poco más progre, victimizándose también, declaraba que mandaban a su hijo a la escuela para que aprendiera y él hacía cualquier cosa, pero que para ellos no había una "escuela para padres". Una turra, pensé. Sin las imágenes, estos padres hubiesen denunciado a Dios y María santísima por la actitud de su hijo y la hubiesen desmentido e invertido. Es decir, una vez más no se hubiesen hecho cargo de Kevin. Con estos padres, ¿cuánto podemos pedirle al pibe?
En las escuelas Argentinas, esto es más frecuente de lo que se muestra. Ocurre que levanta más raiting publicar los casos de profesores maltratando alumnos (cuestión habitual también). Sucede con niños de todas las edades, no sólo con alumnos de escuelas medias.
Actitudes y resultados:
-La profesora lo echa del aula. Resultado: denuncia a la profesora por discriminación y por privarlo del derecho a recibir educación.
-La profesora sale del aula para pedir ayuda. Resultado: denuncia a la profesora por dejar a los alumnos solos.
-La profesora intenta soltarse de la sujeción física del alumno. Resultado: denuncia a la profesora por agresión física al menor.
-Expulsión de la institución: está prohibido desde hace muchísimos años. No se puede expulsar a un alumno; aunque el Ministro Narodowsky lo haya declarado así. Sabemos de la ineptitud de esta gestión.
En todas las situaciones planteadas, las Autoridades de las escuelas dejan absolutamente solos a los docentes. Prefieren dar la razón en todo y a ciegas a la comunidad de padres, porque viven aterrorizados con la posibilidad de que los denuncien; los escarchen; les hagan juicio. De hecho y por este motivo, al ascender, Directores, Vicedirectores; Secretarios; Pro-Secretarios; etc. ponen todos sus bienes como “bien de familia”.
Volviendo al pichón de mamut que atormentó a su profesora; convengamos en que siempre estas actitudes tienen una progresión, no irrumpen de repente y por sorpresa, lo de Kevin no fue un brote. El pibe era poseedor de varias legitimaciones, por ejemplo, pertenecía al centro de estudiantes y parece que su labor era impedir la entrada a otros alumnos cuando se decidía tomar la escuela o realizar una manifestación o protesta. Su tamaño lo favorecía en este sentido. Los padres de Kevin no pueden decir que no sabían esto. Sencillamente NO PUEDEN porque nadie lo creería.
Las faltas de respeto a la profesora se producen desde el año pasado. Para la escuela, lo que esta vez trascendió porque fue filmado, no es cosa nueva.
¿Y por casa cómo andamos?
Si alguien me dijera que este adolescente en su casa es amable, cariñoso, tranquilo, respetuoso y obediente; yo respondería -¡que lo internen urgente! Que lo internen en un neuropsiquiátrico.
A pesar de la “sorpresa” de los padres, me atrevo a afirmar que Kevin se comporta en la escuela del mismo modo que en su casa. Y AHÍ NACE EL PROBLEMA. Algo falló allí donde en algún momento debió mantenerse entera una estructura. Falló el marco de referencia. Para Kevin, lo ocurrido no es para tanto. No logra verlo porque está naturalizado. Como invitado a un programa de televisión, le pasan el video para interrogarlo y él comenta que “no fue tan así… ahí está exagerado…” ¡Y se trata de su propia imagen! Parece desorientado, y lo está. Su grupo de pares, además, festejó y estimuló sus actitudes para traicionarlo minutos después. El padre acuerda con el Consejo de Convivencia que merece la expulsión. Conclusión: Kevin se queda afuera de todo. Pierde el reconocimiento del grupo de pares, pierde la escuela a la que concurría, pierde la complicidad y amparo de sus padres. No podrá reparar lo que hizo porque quedó apartado, ni podrán reparar lo que hicieron alguna vez con él. Por lo tanto, lo más probable es que repita sus actitudes hasta que se incorpore a un ambiente que le proponga una devolución en la que se encuentre incluido; que le muestre que el mundo no se rompe tan fácilmente y que puede elegir caminos alternativos que le brinden el reconocimiento que todo sujeto necesita para constituirse como tal de una manera sana y armónica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...