google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

6 de abril de 2008

CACEROLA DE TEFLÓN. Ignacio Copani

Con ese título Ignacio Copani escribió una balada que estrenó el sábado 5 de abril en Rosario. Esta es su letra:
No te oí... En los días del silencio atronador.
No te oí junto a las madres del dolor,
no sonaste ni de lejos, por los chicos,
por los viejos olvidados.
No te oí... Puede ser que ya no estoy oyendo bien,
pero al borde de las rutas de Neuquén,
no te oí mientras mataban por la espalda a mi maestro.
Y entre nuestros cantos desaparecidos
yo jamás oí el sonido de tu tapa resistente,
que resiste comprender que hay tanta gente
que en sus pobres recipientes sólo guarda una ilusión.
Cacerola de teflón, volvé al estante,
que la calle es de las ollas militantes,
con valiente aroma de olla popular.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a sonar con los tambores militares
como tantas veces te escuché sonar.
No te oí... cuando el ruido de las fábricas paró,
cuando abril su mar de lágrimas llenó.
No te oí con los parientes del diciembre adolescente,
asfixiado.
No te oí. Puede ser que mis oídos oigan mal,
pero no escuché en la exposición rural,
reclamar por el jornal de los peones yerbateros,
por la rentabilidad de los obreros,
por el tiempo venidero, porque venga para todos.
No te oí ni te oiré porque no hay modo
de juntar tu avaro codo con mi abierto corazón.
Cacerola de teflón, volvé al estante
de los muebles de las casas elegantes
que las cocineras te van a extrañar.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a sonar en los conciertos liberales
como tantas veces te escuché sonar.
No te oí en el puente de Kosteki y Santillán
No te oí por el ingenio en Tucumán.
No te oí en los desalojos ni en los barrios inundados
de este lado.
No te oí, en la esquina de Rosario que estalló
Cuando el ángel de la bici se calló
y sus ángeles pequeños se quedaron sin comida.
Y jamás te oí en la vida repicar desde acá abajo
por un joven sin trabajo, a la deriva.
Debe ser que desde arriba,
desde los pisos más altos
no se ve nunca el espanto y las heridas.
Cacerola de teflón, volvé al estante.
Yo me quedo en una marcha de estudiantes
donde vos nunca supiste resonar.
Cacerola de teflón, a los bazares
o a llenarte de los más ricos manjares
que en la calle no se suelen encontrar.
Cacerola de teflón, andá a c... ocinar.
Aportó el material nuestro amigo Chaquesub

2 comentarios:

  1. Tenes razón Copani, no nos debes haber escuchado, sabes??los hombres y mujeeres de campo actuamos en silencio..la solidaridad nos pasa por otro lado,sabes?? en mi ciudad un grupo de productores agropecuarios dan el pan de cada dia a todos los comedores escolares, en silencio desde ya, tambien somos los mayores contribuidores del hospital de la ciudad, porque la gobernacion no manda nunca ese 1.000.000 de pesos que prometio; tambien te invito a que te des una vuelta por los campos para que veas en las condiciones que trabajan nuestros peones y los años que estan en el mismo campo, y que gracias a eso tiene su casa, su auto,etc tendria 700 cosas para decirte, pero no vale la pena, solo un consejo, el resentimiento es el camino de los equivocados...gracias por leerlo

    ResponderEliminar
  2. Leído. Los peones; los más humildes, no tienen voz. Quedan entrampados en el reclamo de las patronales. Ojalá algún día los blanqueen a todos...
    Gracias por opinar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo.

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...