google-site-verification: google812cc7c80debd47d.html
ESTE SITIO CUENTA CON UN LECTOR DE NOTICIAS PARA PERSONAS CIEGAS O DISMINUIDAS VISUALES QUE FIGURA AL PIE DE CADA POST.

6 de junio de 2009

Especialistas que ayudan a criar hijos.

Nuevas tendencias

Ya hay especialistas que ayudan a las madres a criar a sus hijosDicen que la inclusión laboral de la mujer y la forma de vida más aislada de las familias modernas, con menos presencia de abuelos y tíos, lleva a la contratación de estos nuevos servicios. Ayudan durante el embarazo, el parto y la crianza.
Por: Georgina Elustondo
Hubo un tiempo en que cursar un embarazo, parir, criar era más sencillo. Eso dicen quienes creen que las mujeres hoy "se complican mucho" y que, "rebuscadas", buscan problemas en rutinas y tareas que alguna vez fueron simples, llanas, casi instintivas... "Si los chicos se crían solos". Pues bien: las cosas cambiaron y cada vez son menos los que se atreverían a firmar al pie de esa afirmación. Y, menos aún, los que se animarían a proclamar a viva voz que "criar es fácil". La tendencia es al revés: en general, la experiencia de tener y educar a un hijo es vivida por estos días con una buena dosis de angustia e incertidumbre, y, sobre todo, como una gran exigencia. Tan es así que la demanda y la oferta de servicios de apoyo y asesoramiento en la crianza no dejan de crecer.
Grupos de preparación para la maternidad. Diplomaturas en primera infancia. Centros de maternaje. Doulas. Grupos de crianza. Al compás de infinidad de cambios que revolucionaron las formas familiares, arrancaron a la mujer del hogar y la pusieron en juego en el ámbito laboral, se multiplican las instituciones y especialistas que ofrecen servicios para ayudar a los padres a transitar una etapa que sienten, por lo menos, difícil.
"Los padres están desorientados respecto a cómo ejercer su rol: creen que poner límites es ser autoritarios y que ser democráticos implica consultarle todo a los hijos. Esto hace que los niños se sientan desamparados, teniendo que educar y sostener a aquellos que deberían educarlos y sostenerlos. Las instituciones advierten estas carencias y responden armando grupos de crianza o maternaje para explicar cuestiones que antes resolvía el sentido común, la experiencia de una abuela o el consejo de un pediatra con tiempo", dice Gisela Untoiglich, psicoanalista investigadora de la UBA.
Para la terapeuta Laura Gutman, al frente de Crianza, dos cuestiones explican el boom de estos servicios. La primera, vinculada a la identidad femenina. "Antes, las mujeres teníamos organizada nuestra identidad en torno al acto de maternar y quedaba menospreciado todo atisbo de libertad o desarrollo personal. Hoy, nuestra identidad se organiza en torno a la libertad y la autonomía, y lo vinculado al maternaje quedó silenciado y sin reconocimiento personal, familiar y colectivo. Esto hace que la mujer busque identidad en lo laboral y se vea obligada a buscar reemplazantes maternantes".
La segunda explicación tiene que ver con las formas que asumió la familia en las grandes urbes. "La familia nuclear es el peor sistema para criar. Una mamá y un papá somos demasiado pocos para esa tarea", dice Gutman. También Adriana Penerini, directora de Bebé a Bordo, rastrea explicaciones en la "nueva estructura social urbana: las parejas están cada vez más solas y la vida en departamentos es alienante. Los vecinos conviven años sin conocerse y falta el apoyo real, concreto, de una red que sostenga a los padres. Eso deriva en una carencia emocional que lleva a buscar nuevas tramas de contención, y los profesionales capacitados en crianza asomamos como una referencia viable. Lamentablemente, los padres deben pagar para encontrarse con alguien que los acompañe en el recorrido".
Marisa Drexler, directora de Nueve Lunas, Centro de Preparación para la Mater-Paternidad, hace foco en "las consecuencias" de la salida de la mujer del hogar. "Al estar más involucrada en el ámbito laboral o profesional, tiene menos tiempo para dedicarse a la crianza, conoce menos las necesidades del niño y su personalidad y pide ayuda. Tenemos muchas consultas por niños en edad escolar", dice. Para Drexler, "criar es menos sencillo por la vida que se lleva. Hacerlo bien lleva tiempo y no hay suficiente. Antes se vivía más cerca de los afectos y la opinión de la familia tenía un valor y una influencia que ya no tiene".
Si bien hoy los padres están más conectados con los hijos y con la crianza, son las mujeres las que, en general, recurren a estas opciones. "Tiene que ver con el contexto en que les toca transitar su maternidad", dice la licenciada Diana Wechsler, de Natal, Docencia en Maternidad. "Están muy sobrecargadas por exigencias externas e internas y a esas demandas se suman el estrés, la ansiedad, la incertidumbre, la dificultad de encuentro de la pareja y la falta de tiempo para fomentar los vínculos de la constelación familiar".
Las especialistas coinciden en que las mamás jamás se bastaron solas. Siempre necesitaron que las contuvieran y ayudaran de una u otra manera. Siempre hubo -dice Penerini- "consejeras naturales" (madres, comadres, vecinas, abuelas), "acompañantes de confianza que las sostenían con el corazón, con su sabiduría quizá rudimentaria pero efectiva". Ser padres sin red y sin tiempo no es fácil. Y los chicos no se crían solos (sin costo). Jamás lo hicieron.
Datos
Doulas, roles y precios.
La demanda de "doulas", mujeres capacitadas para asistir en forma afectiva al parto y al postparto, crece sin pausa. Hay doulas que acompañan a la embarazada al parto, le enseñan recursos para atravesarlo mejor y la contienen en la vuelta a casa y el inicio de la lactancia. Otras ayudan a la mamá en el puerperio, y otras colaboran con el cuidado del bebé y la crianza. Sus honorarios son variables: el acompañamiento al parto va de $ 300 a los $ 500, y las visitas en la casa va de $ 60 a $ 100 pesos. Según la experiencia y de la institución que la avale, algunas cobran incluso bastante más.
Elección
Lucas Guagnini
Detrás de lo que pueden parecer modas o servicios para gente que prefiere pagar antes que esforzarse, hay algo que puede leerse en el fenómeno: si hay mujeres que buscan ayuda fuera de la familia para ser madres, esto habla de la brecha que existe entre las que fueron sus madres -más dedicadas a la casa y los chicos- y las madres de hoy, con la tensión carrera-familia. En buena hora que la elección sea pedir ayuda en lugar de no tener hijos, como ya ocurre en el llamado "Primer Mundo".
(Fuente: Intramed)
____________________________
¡Espero tu comentario!
www.carnededivan.blogspot.com
Contacto: carne_dedivan@yahoo.com.ar

2 comentarios:

  1. hoy en dia es muy dificil criar a un hijo,bueno hoy en dia y siempre,pero ahora no sé pq los niños lo tienen todo y resulta mas dificil que esos niños crezcan aprendiendo los valores q a nosotros nos dieron,la culpa de nosotros los padres....


    besitosssss

    ResponderEliminar
  2. Eli: no sé si es productivo buscar culpas, y menos aún en los padres. Se supone que padres sanos, harán lo mejor que puedan con sus niños.
    Sí tomo uno de tus planteos acerca de que lo tienen todo; creo que en realidad tienen lo material y en demasía, como suplantando el encuentro afectivo con sus figuras parentales. Además, poco han tenido que "luchar" por tener lo que tienen... Y lo que nos mueve en el mundo es nuestra característica de "sujetos deseantes". Los niños deben aprender a desear.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo.

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN

JUANA LARRANA EN EL DIVÁN
Llevate la imagen de Juana!!!!
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.

Tu búsqueda.

Google
 

Add This

Bookmark and Share

Horóscopo

TAROT desde el Diván.

El mundo en un diván.

Visitante número:

Vistas a la página totales

El mundo no duerme...